Historia Obrera

.

.

Lectura: «No estoy conforme»

.

.

De Izquierda a derecha, la segunda mujer es Delfina González
De Izquierda a derecha, la primera mujer es María Ferrada y la segunda mujer es Delfina González

.

Las mujeres trabajadoras de los Cordones Industriales:

.

.

¡Para no olvidar!:

De izquierda a derecha, la segunda mujer es Teresa Flores, con vestido blanco. La mujer de la izquierda es su hermana. Fotografía perteneciente al archivo personal de M. Villa.

.

.

Luis López Cáceres, presente en el fanzine sobre Mildra, trabajadora del cochayuyo.

.

.

De izquierda a derecha, Herminia, María y Julia Concha.

.

.

Pablo López Cáceres, presente en el libro «Voces».

.

.

Humberto Valenzuela, presente en el fanzine sobre María Concha y la ocupación de fábricas del cuero y el calzado durante el año 1955.

.

.

.

Dolores Mujica

Trabajos de Historia Obrera, realizados por el self de la joven que fui, antes de ser aplastada por un aparato burocrático-patriarcal.

.

Luis Vitale

.

Conversaciones con Luis Vitale

Documental: Retratos

Documental: Cordones Industriales, Trabajadores al Poder

Armando Cruces en los Cordones Industriales

..

.

Museo Obrero:

El Museo Obrero nace con el objetivo de resguardar aquellas piezas que son propias de la historia de la clase trabajadora, tales como herramientas, fichas salitreras, libretas de remuneración, periódicos, libros, ropas de trabajo y otros elementos. El Museo ha contado a lo largo de estos últimos diez años, con diferentes sedes en Chile: cerca de Metro Camino Agrícola, en Metro Ñuble, en Calle Antonia López de Bello de Patronato, en Metro Pedrero y al interior de un Colegio Técnico Industrial ligado a la Minería.

.

.

.

El Museo Obrero, primero llamado Luis López Cáceres, y luego Luis Emilio Recabarren, fue impulsado con la colaboración de Ricardo Santander. A quien conservamos en la memoria.

Ricardo Santander

.

.

El nuevo nombre del Museo Obrero es Carmen Serrano, en homenaje a esta histórica luchadora del carbón. Una mujer, que supo mantener su independencia, incluso en las peores circunstancias. Durante los años 1920, en Chile, Carmen se convirtió en un aporte para la gran Huelga del Carbón, disfrazándose de hombre para poder moverse libremente, y escondiéndose en la arena, para que no la encontrara la policía.